Poblenou, un barrio que antes nadie quería

El horchatero centenario ha entrado en un profundo silencio. Ve el frente del local, ahora sin mesas, y sólo se hace una pregunta. ¿Quién gana con esto? Una ordenanza decidió responder al clamor de los vecinos. No botellones, no turistas desconectados del entorno, no noches en vela, porque en Poblenou, en el barrio de Poblenou somos gente de trabajo. Y como todas las leyes no siempre son justas para todos.

Las fallas: de Valencia a Poblenou.

El horchatero centenario cada año va a las fallas. Las cabras van al monte, cosas de alicantino, sí señor, y esto del fuego le va, le va…

Todavía resuena en sus oídos, y en los de sus vecinos, cuando en la fiesta del centenario de la horchatería, los amigos de la Colla del Drac obsequiaron una mascletà, para que todo el mundo sepa que cien años no se cumplen todos los días, y que al día de hoy todavía resuena en sus oídos, y en los de los vecinos.

18 maneras de celebrar el carnaval

El horchatero centenario dice que el carnaval es la única oportunidad de descontrol legalizado del calendario. No hay más. Para eso están las máscaras y los disfraces, para ser quien quieres ser, si esto fuera posible, y que nadie te reconozca.

¿Sabes el valor que tiene el comercio de tu barrio?

El horchatero centenario de Poblenou, escucha en el barrio hablar de gentrificación, -¿Qué es?- pregunta a un vecino: Cuando sectores de recursos se trasladan a vivir a un barrio y desplazan a los habitantes de menores ingresos, que se ven forzados a irse hacia zonas generalmente con menos servicios urbanos y con un sobrecoste adicional en el transporte.