15 formas de reconocer un buen chocolate

El anciano horchatero está en su esquina de siempre extasiado con el aroma de chocolate que sale del obrador. Él y quién pasa por la horchatería de Poblenou. Nadie se guarda un comentario y no es para menos porque el cacao enloquece.

Unos simples granos de cacao procesados con azúcar y según el tipo, con leche, frutas secas, aromas, licores hacen milagros y esto es así desde hace siglos. Así es: el chocolate es como el fútbol, pasión de multitudes.

El chocolate nos cambió la vida

Era el cuarto viaje de Colón al Nuevo Mundo y un día, en mitad de una tormenta, él y sus hombres se vieron obligados a desembarcar. Atajaron una embarcación maya que traía unas semillas como almendras, el chocolate. La tripulación, ignorantes de sus propiedades, la dejaron ir.

La horchatería de Poblenou te descubre rincones del barrio.

Al horchatero le gusta caminar por Poblenou El horchatero de Poblenou a veces deja la esquina de la horchatería de Poblenou. Se va a recordar. Aunque del viejo barrio queda poco y tropieza con sorpresas: El parque del Centro es una de esas, cuando llegó al barrio no...

¿Sabías que Poblenou es un barrio obrero desde la cuna?

En el siglo XIX había muchas tensiones entre trabajadores y propietarios de fábricas, y una de las más importantes fue la que llevó al conflicto de las selfactinas. Las máquinas tradicionales de hilar fueron reemplazadas por las revolucionarias máquinas de Vapor self Action, que como su nombre lo indica tenían autonomía y prescindían de puestos de trabajo, por lo cual quedaba mucha gente sin esperanzas de volver a trabajar.

Las chicas y chicos que mantienen viva la horchatería

Si alguien  mantiene viva la leyenda, esos son los chicos y chicas de la horchatería, se dice el anciano horchatero para sus adentros. Porque un día fueron niños, y quien se precie de niño hace un berrinche en la puerta de El Tío Che, y un helado es un helado. No sólo...

Los vecinos de toda la vida dicen la suya.

En julio hemos reunido a la flor y nata del antiguo barrio: A la señora de la parada de la carnicería, al señor practicante ats de toda la vida, a la señora de la alpargatería, a los vecinos mayores para digan la suya, para que nos refresquen la memoria. Nosotros a cambio les refrescamos la tarde con una horchata.

¿Sabes cuál fue el primer bar de Barcelona?

El anciano horchatero se pregunta cuál fue el primer bar de la ciudad de Barcelona. Aunque con la cultura de bares de esta ciudad se podría creer que los primeros mediterráneos ya vinieron programados para ir al bar después de cazar sus animales o cuidar la familia.

¿Quién dijo que los bares son de ahora?

Los vecinos toman su cafelito en la terraza. El anciano horchatero después de un siglo sobre los hombros sabe. Sabe, por ejemplo, que nuestro culto al bar, a la calle, a los amigos no nos viene de ahora.

El horchatero y el mar

A veces el horchatero de Poblenou sale de su esquina y se va a ver el mar. Los niños dicen haberlo visto recorrer la playa cuando el sol hace una mancha roja sobre el agua.

Playa Bogatell, comienzos XX
Playa Bogatell, comienzos XX
Parece mentira se dice. Creemos que la playa siempre fue igual. Pero la naturaleza y las personas damos tantas vueltas en la vida y en los siglos que lo que parece de toda la vida no existía antes. Por ejemplo el mar: en algunos siglos se acercaba a la costa, en otros se retiraba y en esos viajes él y nosotros nos íbamos acomodando. A veces a vivir en medio de lagunas a veces a tener el mar muy cerca de casa.