El horchatero sonríe cuando los niños se detienen ante la puerta de la horchatería y los padres les dicen su: “-basta de caprichos por hoy”. La chufa de capricho, poco, y si supieran cuánto valor hay en cada vaso de horchata de chufas, vendrían a  buscarla cada día. Tiene tantas propiedades, que sin prometer la eternidad del horchatero, a longevo no hay quien le gane, es una fuente saludable de energías, vitaminas, proteínas, y enzimas beneficiosas para afrontar el día a día. Cada vez hay más adeptos a la horchata y ha conquistado los paladares de alemanes, ingleses, japoneses, chinos, y está conviertiéndose en un verdadero superalimento. Vamos a mencionar 12 motivos que podrán hacerte un nuevo fan de la chufa de Valencia:

  1. Previene enfermedades cardiovasculares. Posee un alto porcentaje de grasas polinsaturadas, por lo que regula las grasas en sangre y contribuye a la producción de hdl, colesterol bueno y reduce el LDL, (malo) y los triglicéridos.
  2. Reduce el colesterol, por su gran cantidad de fibra
  3. Es antioxidante, previene el envecimiento prematuro
  4. Rica en minerales; Proporciona fósforo, magnesio, potasio, calcio y el hierro, además de grasas insaturadas y proteínas. Mientras que es un alimento bajo en sodio, por lo cual está indicada para personas hipertensas.
  5. Propiedades digestivas derivadas de su contenido en aminoácidos y almidón. Aparte de ser astringente funciona como fibra soluble a nivel colónico porque un porcentaje cercano al 20% no se absorbe en intestino delgado, y también en enzimas como amilasa y lipasa, que apoyan la normal digestión gastrointestinal, por lo que puede emplearse como prebiótico, es decir, sustancia que favorece la acción de los probióticos o bacterias acidófilas intestinales beneficiosas. Se utiliza para prevención y cura de diarreas provocadas por infecciones virales (como las estivales), en la diarrea del “viajero” y en las diarreas producidas por antibióticos.
  6. Tiene un cierto aporte en hierro, superior a la leche de vaca, aunque inferior a la leche de soja, de la que se diferencia en su palatabilidad muy superior.
  7. Es ideal para niños y deportistas porque proporciona energía fácilmente asimilable (sus hidratos de carbono derivan sobre todo del almidón y la sacarosa ), su poder energético es, así mismo, de utilidad en ancianos y sujetos con estados de malnutrición.
  8. Como no contiene gluten, no hay necesidad de privar de su consumo a los enfermos celiacos.
  9. Las chufas tienen dosis altas de biotina. Esta es una vitamina fundamental que debemos aportar a nuestro organismo para metabolizar grasas, hidratos de carbono y aminoácidos. Conocida también como Vitamina B8, B7 o Vitamina H, transforma la glucosa en energía, mantiene saludables la piel, el cabello o las uñas, y se ocupa de la creación de hemoglobina. Por estas propiedades beneficiosas, la biotina se emplea para la diabetes de tipo II, la dermatitis seborreica y en especial para mantener un cabello firme, y sano.
  10. Por su contenido en arginina (aminoácido semiesencial, dador de óxido nítrico) exhibe un efecto específico sobre la inmunocompetencia. La suplementación de arginina incrementa la celularidad linfocitaria, lo que tiene importancia en los insuficientes renales, que tienen alterada la liberación endógena de este aminoácido. Además facilita la cicatrización de las heridas y reduce el gasto energético en los estados hipercatabólicos. Por ello la arginina es un componente esencial de las mezclas orales usadas en la nutrición enteral en clínica humana, y precisamente la horchata de chufa es una buena fuente de ella.
  11. La chufa y la horchata natural son unos de los alimentos vegetales con más fosfolípidos que existen, por encima incluso de la soja. Los fosfolípidos son parte importantísima de las membranas celulares. En los lípidos de la horchata, un 70% a un 80% por ácidos grasos monoinsaturados , grasas sanas, y especialmente de ácido oleico, unido a los fosfolípidos, forman un “Dream Team Químico-Nutricional” porque los fosfolípidos integran el

    Horchata de chufas

    ácido oleico en las membranas celulares y las fortalecen. Esto dice un renombrado científico: “La mayoría de enfermedades que nos asolan hoy en día son de tipo celular, si tus membranas celulares están más fuertes, puedes ayudar a prevenir esas patologías, multitud de estudios internacionales así lo avalan.” Pero el ácido fosfatídico no se encontró en la horchata industrial.

  12. La horchata de chufa puede incluirse entre los alimentos completos, puesto que aporta cantidades adecuadas de macro y micronutrientes: aporta nutrientes plásticos ( en forma de aminoácidos esenciales) ; energéticos ( hidratos de carbono y grasas ) y reguladores ( vitaminas y minerales ).