Tendrías que venir a ver qué sucede cuando hacemos los turrones de chocolate en el obrador de la horchatería de Poblenou en los meses de frío.  Es como entrar a un templo consagrado al dios chocolate -por unos días nos volvemos panteístas y lo adoramos. Nos volvemos devotos a su docilidad , al aroma que tranquiliza y a su efecto que hace ver las cosas buenas de la vida. Por que si algo da el chocolate es felicidad.

Nuestro conocimiento de cómo el chocolate afecta nuestro cuerpo comienza y termina con cómo se sienten nuestras papilas gustativas durante el consumo. Sin embargo, hay otras formas en que el chocolate puede influir más tarde en nuestro estado de ánimo. Además de la respuesta fisiológica inmediata que uno siente después de morder un turrón de chocolate artesano.

Una de las formas en que el chocolate es capaz de lograr tales beneficios es a través de la ayuda de la serotonina. La serotonina es una sustancia química que las células nerviosas producen para comunicarse en el cerebro.

La serotonina se conoce como un “estabilizador natural del estado de ánimo” porque ayuda a reducir la depresión y regular la ansiedad. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, cuyo objetivo es aumentar los niveles de serotonina en el cerebro, son los principales agentes terapéuticos utilizados para tratar la depresión, un trastorno afectivo que es la principal causa de discapacidad en todo el mundo”.

El chocolate está vinculado al neurotransmisor serotonina a través de un compuesto clave que puede aislarse de la barra de chocolate: el triptófano. El triptófano es un aminoácido que se encuentra en pequeñas cantidades en el chocolate y también es el precursor de la serotonina. Los estudios clínicos han utilizado “el modelo de agotamiento de triptófano para investigar la idea de que la síntesis baja de serotonina se asocia con un estado de ánimo deprimido”. En otras palabras, cuando el triptófano es bajo en la dieta, hay menos producción de serotonina y, por lo tanto, el individuo puede sentirse más deprimido o ansioso.

Sin embargo, debido a que el chocolate contiene triptófano, el aumento resultante en serotonina puede ayudar a explicar por qué uno puede sentirse más feliz, más tranquilo o menos ansioso después de comer un trozo de chocolate. (serotonina).

El chocolate también tiene la capacidad de afectar nuestros niveles de dopamina, un neurotransmisor que ayuda a controlar el cerebro. Un aumento de dopamina en el cerebro le dice al individuo que debe intentar obtener más de lo que sea que haya causado ese aumento. Esto influye en la forma en que nos comportamos en el sentido de que seguimos volviendo a lo que nos hace sentir bien, en este caso, el chocolate.

El chocolate contiene un compuesto clave llamado tryamine, que se deriva del aminoácido tirosina. La tirosina es el precursor de aminoácidos de la dopamina. Con el aumento de los niveles de tirosina viene el aumento de los niveles de dopamina, lo que resulta en la activación del centro de recompensa en el cerebro. Esta vía de dopamina también puede ayudar a explicar el placer y la alegría que puede sentir después de probar el primer bocado de chocolate. Esta investigación muestra cómo los ingredientes utilizados para hacer un turrón de chocolate pueden influir en cómo te sientes más allá del consumo inmediato de tu delicia de las delicias. Es fundamental comprender cómo un ingrediente tan simple como el chocolate influye en su cuerpo, mente y estado de ánimo una vez que pasa por la boca y entra en su tracto digestivo. En suma, el chocolate enamora al cerebro, y él, devuelve con gratitud las sensaciones de alegría.  La cantidad de poder que tenemos sobre nuestros cuerpos al elegir lo que consumimos es una responsabilidad extraordinaria. Sin embargo, estar al tanto de esta información y comprender cómo nuestra comida puede afectar cómo nos sentimos ya es la mitad de la batalla.Por esto es importante elegir bien, elegir calidad, su impacto en la salud dependerá de la pureza del chocolate. No es lo mismo un chocolate industrial a un chocolate elaborado con materias primas exquisitas y puras.